– McDonald’s lidera el listado de locales preferidos tras vender 5.214 millones de pesos a través de la tarjeta.

– “No puede el Estado subsidiar con recursos públicos el consumo de alimentos que no son saludables”, criticó el senador Guido Girardi.

El Estado gastó 21 mil millones de pesos en comida rápida para universitarios a través de la beca de la Junta Nacional de Auxilio Escolar y Becas (Junaeb).

En total, son 482.595 los beneficiarios con la Beca de Alimentación para la Educación Superior (BAES) que entrega la Junaeb a estudiantes vulnerables de los tres primeros quintiles de ingresos.

Según los datos obtenidos por El Mercurio, el gasto más alto con la tarjeta durante el año 2016 fue en supermercados, con un monto de 67.175.341.831 pesos; seguido por los patios de comida con cerca de 21 mil millones de pesos.

McDonald’s lidera el listado de preferencias tras vender 5.214.323.799 pesos a través de la beca, seguido por Doggi’s, que vendió 4.501.266.379 pesos, Telepizza con 2.875.285.387 pesos y Kentucky Fried Chicken, con 1.616.483.523 pesos.

Si bien los locales de comida rápida poseen un Menú Junaeb, en la práctica ni la institución ni las empresas operadoras tienen un registro de qué es exactamente lo que compran los estudiantes.

Al respecto, el director de la Unidad de Nutrición Pública del Instituto y Tecnología de los Alimentos (INTA), Fernando Vio, comentó que “hace rato que se debería haber hecho obligatoria la compra del Menú Junaeb en los locales de comida rápida. Así como exigir un porcentaje de la compra en frutas y verduras tanto en supermercados como ferias libres”.

“Pero igual habría un mal uso, porque no hay fiscalización. ¡Es horroroso!”, afirmó.

El senador Guido Girardi (PPD) también se refirió a la cifra y señaló que “no puede el Estado subsidiar con recursos públicos el consumo de alimentos que no son saludables. Sería una absoluta contradicción que con recursos públicos se estuviera, por ejemplo, comprando en McDonald’s, Kentucky Fried Chicken o Burger King”.

En tanto, el ex ministro de Salud, Jaime Mañalich, aseguró que “es un problema que no tiene solución, porque tener solución significa poner más plata. De hecho, lo obvio sería que con la tarjeta tú no pudieras comprar ningún alimento que esté etiquetado como ‘alto en’. Pero de ahí a que ocurra, hay una distancia”.

 

Fuente: Cooperativa

CompartirShare on Facebook9Share on Google+0Tweet about this on Twitter