Los alumnos de la educación superior, beneficiarios de la Beca de Alimentación de la Junta Nacional de Auxilio Escolar y Becas (Junaeb), sólo podrán comprar en restoranes comida preparada saludable a partir de 2018.

Mientras que en supermercados sólo podrán adquirir productos que cuenten con menos de 2 sellos negros que indiquen alta cantidad de nutrientes críticos como sal, azúcar, grasas y calorias.

Es parte de la disposición que anunció el director (S) del organismo, Jaime Tohá Lavanderos, en conjunto con el Ministerio de Educación (Mineduc), que busca reducir los niveles de obesidad en los jóvenes que son becados con 1.600 pesos diarios para su alimentación.

Una medida que se sumará a la compra de productos en ferias libres con la tarjeta a partir de 2018, que permitirá a los jovenes acceder a frutas y verduras a bajo precio.

En suma, se trata de iniciativas que fueron valoradas por el presidente de la Comisión de Salud del Senado, Guido Girardi.

Eso sí, la disposición causa polémica y algún grado de rechazo en los jovenes. Consultados en las calles por la medida, la calificaron de arbitraria y restrictiva, y pidieron además que se aumente el valor de la beca diaria para así acceder a alimentos más saludables.

El anuncio se hace días después que se conociera que la Junaeb invirtió en 2016 más de 21.000 millones de pesos en pagos a las cadenas de comida rápida y otros 67.000 mil millones en supermercados.

 

Fuente: BioBio

CompartirShare on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter